Gloria Orrego-Hoyos,María Lina Carrera,Natalia Saralegui Ferrante

Dicen que tuve un bebé

Yamila tuvo un aborto espontáneo en el baño de su casa. Fue condenada a nueve años de prisión. Paloma, violada en un barrio de San Fernando, tuvo a su bebé en el baño de la casa de sus tíos y lo creyó muerto. La condenaron a seis años y ocho meses de prisión. Gimena está presa en una cárcel de Salta, cumpliendo diez años después de haber dado a luz en una letrina. Eliana está detenida en San Juan, con una condena de prisión perpetua tras haber quedado embarazada producto de una violación y haber tenido el parto en el fondo de su casa. Inés fue condenada a ocho años por un hecho similar. También Rosalía, que hoy cumple prisión domiciliaria. Patricia, condenada por el “homicidio” de su bebé prematuro, murió en la cárcel.
Este libro toma los casos de estas siete mujeres para sacar a la luz una realidad silenciada: en la Argentina también hay mujeres perseguidas penalmente y privadas de su libertad tras haber atravesado abortos espontáneos, partos prematuros o en los que los bebés nacieron sin vida. No es algo que sucede solo en otros países. Y a pocas personas les importa. Mientras la pelea por la legalización del aborto continúa, es hora de que estas historias, y tantas como ellas que permanecen invisibles, sean una causa más en las agendas feministas y de la sociedad toda, para que nunca más un embarazo, su interrupción o un parto sean considerados un delito.
La clave para entender por qué eso sigue sucediendo está en un sistema penal que se ensaña con particular violencia contra estas mujeres. Empieza por caratular sus causas con delitos inexistentes en el Código Penal, como “aborto seguido de homicidio”, «aborto espontáneo” u «homicidio contra bebé varón”, y sigue con maltratos en el hospital, la comisaría y la prisión, prejuicios sobre su falta de “instinto maternal”, pericias psicológicas y pruebas exculpatorias que los tribunales no consideran, testimonios que no escuchan, violaciones que se pasan por alto como si no hubieran existido, beneficios en la cárcel que se les niegan. Al reconstruir los laberintos personales y judiciales que recorrieron las protagonistas de estas historias, las autoras de este libro encuentran que estas condenas “ejemplificadoras” tienen detrás un elemento estructural: un mandato persistente sobre la forma correcta de la maternidad que estas mujeres no cumplen. Su vulnerabilidad las condena: en vez de brindarles cuidado y protección, el Estado les devuelve la intrusión obsesiva del sistema penal en sus vidas.
147 печатни страници
Оригинална публикация
2020
Издател
Siglo XXI Editores

Впечатления

    VaniaMelivethсподели впечатлениепредходен месец
    👍Струва си да се прочете
    💡Научих много
    💞Обичам я до смърт

    Mario Yañezсподели впечатлениепреди 3 месеца
    👍Струва си да се прочете

    Edith Vazquezсподели впечатлениепреди 8 месеца
    👍Струва си да се прочете
    💡Научих много

Цитати

    Edith Vazquezцитирапреди 9 месеца
    Todo parto es político. Todo aborto también.
    kyptcatцитирапреди 10 месеца
    violencia obstétrica es conocida como “aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales”
    VaniaMelivethцитирапредходен месец
    Quizá no sea tan importante. Es claro que nos enfrentamos a un continuum de injusticias reproductivas presente en diferentes geografías, perpetuamente vinculadas a otras desigualdades desde las cuales, como las autoras señalan, se pretende “forjar desde el terror nuestra sexualidad y voluntad –siempre– reproductiva

На лавиците

    Alejandra Arévalo
    Iniciarse en el feminismo
    • 80
    • 621
    Abi Cortés
    Sobre cuidar
    • 17
    • 9
    Paty de la Torre
    Lecturas 2020💕
    • 115
    • 2
    i. 🌤️
    maybe?
    • 163
    • 1
    Fernanda Orozco
    ¡fer!
    • 80
fb2epub
Плъзнете и пуснете файловете си (не повече от 5 наведнъж)